aside Poemas III: Drama

El petróleo es una sustancia viscosa, densa… cada vez lo es más.

Las arenas bituminosas de Canadá, por ejemplo, ni siquiera fluyen por si solas, hay que diluirlas en hidrocarburos más livianos para poder utilizarlas.

Por eso, el petróleo cuando lo tocas te atrapa. Si entras en él te cubre y te rodea. Si escribes sobre él te paraliza, sus vapores te adormecen.

Cuando lo estudias, es para medir la profundidad del charco en el que estamos. La velocidad a la que nos hundimos. Considerar la tasa de declive de los grandes campos de Dakota del Norte, equivaldría, en tu estudio, a medir la distancia que hay entre la superficie del charco y nuestro cuello.

Cuando entiendes la linearización de Hubbert (si es que llegas a entenderla), la usas solo para hacer aproximaciones cada vez más acertadas y describir en mayor detalle las consecuencias del declive.

Si vas má allá es para seguir hundiéndote en esa masa de gravedad API cada vez más baja. Nunca, en ningun caso, es para buscar salidas.

Cuando empiezas, por fin, a hacer arte de este drama en lugar de escapar, es cuando ya todo esta perdido…

Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s