Consecuencias de la complejidad

Hace poco salió un informe encargado por la ONU comparando el coste de las externalidades de los sectores más importantes de la economía mundial con sus beneficios. El resultado es que para la mayoría de esos sectores las externalidades son más costosas que sus beneficios. Es decir, que si estas empresas tuvieran que pagar por lo que paga el resto de la sociedad derivado de su actividad entrarían en pérdidas constantes…

Vayamos un poco más despacio. ¿Qué son las externalidades? En economía, las externalidades son los costos asociados a una actividad económica que no se incorporan en la contabilidad de las empresas y por lo tanto tampoco se ve reflejado en el precio que un consumidor paga por el producto final. Esto quiere decir que alguien más lo paga. Algunas veces algunos estados lo pagan a través de la sanidad, la educación u otros servicios públicos, otras veces simplemente lo sufren personas a miles de kilómetros de distancia del consumidor final. Por ejemplo: cuando uno compra un galón (4 litros más o menos) de gasolina a unos 8 mil pesos no está teniendo que pagar por los costos medioambientales ni sociales que causa la extracción, refino y transporte de esa gasolina, ni tampoco la contaminación que genera al quemarse en el motor del carro.  Más bien los problemas medioambientales derivados de la extracción los cubren las personas y los municipios donde se encuentran los yacimientos, los costes de contaminación y de desgaste de las vías de transporte los cubrimos entre todos a través de los impuestos que permiten mantener esas vías. Los costes de la contaminación los pagamos cada uno con nuestros seguros cuando enfermamos de asma u otras afecciones pulmonares…


A dos mil pesos el litro, la gasolina es, absurdamente, uno de los líquidos más baratos que se pueden comprar. Una cerveza barata en un bar vale unos 1.200 pesos la botella de 33cl, un litro, por tanto equivale a 3.600 pesos, un 75% más cara que la gasolina. Un litro de leche vale unos 2.500 pesos… , el aceite vegetal unos 3.300 pesos el litro, el litro de gaseosa cerca de 2.000 , un limpiador de superfices unos 5.000 pesos el litro… Ninguna de estas sustancias cubre sus costos de producción pero el caso del petróleo y la gasolina es tal vez uno de los más llamativos por sus altos costes de todo tipo.


No voy a tratar aqui de identificar las externalidades del petróleo. Seria una tarea inabarcable y poco enriquecedora. Pero sí voy a reflexionar acerca de la naturaleza de las mismas.

Veamos. Las externalidades son un fenómeno variable en el tiempo, el espacio y las características de cada producto: no todos los productos tienen las mismas, ni las externalidades de un producto son las mismas en todas partes, ni las mismas todo el tiempo. Sin embargo la principal variable para saber que tan costosas son las externalidades de algo no son ni el tiempo, ni la geografía, ni tampoco el tipo de producto o servicio. Estas cosas influyen, incluso diría que influyen mucho, pero el principal factor para explicar las externalidades es la complejidad de las cadenas de extracción, producción y distribución de un producto dado. Esto quiere decir que la mayoría de las externalidades tienden a producirse antes del uso del bien por parte del consumidor final. Digamoslo de otra manera, la contaminación que causa un carro quemando un litro de gasolina, no es nada comparada con la contaminación que se ha producido para extraer, transformar y transportar ese litro, ni con los daños colaterales como guerras, conflictos sociales, etc. que viven cada día las personas que están en las zonas productivas.

El hecho de que la contaminación sea una de las externalidades estrella es solo un reflejo de la globalización: las materias primas viajan miles de kilómetros transformandose y ensamblandose hasta convertirse, tras dar varias vueltas a la tierra, en el producto final que aparece mágicamente en el supermercado, o en la tienda de la esquina. Colombia no es país particularmente vinculado a las cadenas globales de producción ni distribución, salvo en algunos sectores… el petrolero, el cafetero, el de la droga y algunos más de menor importancia. Por eso tomarse un café en Colombia probablemente genere menos externalidades que hacerlo en España porque el café tomado en España tiene que hacer al menos 10.000 kilómetros de viaje en barco con toda lo que eso implica: puertos, aduanas, inspecciones, construcción de barcos, extracción de minerales para construir esos barcos… En Colombia la cadena de distribución es mucho más corta, menos compleja y por lo tanto genera menos problemas. Este mismo ejemplo se podría repetir con cualquier producto y analizando la longitud y la candena de producción y distribución se podría tener una idea de que tantas externalidades tiene un producto. Esto a su vez sería un buen criterio de selección si uno quiere tomar una decisión informada acerca de que productos preferir basándose en algo más que el precio.

Pero ¿para qué todo este ejercicio? Toda esta introducción sobre las externalidades viene a cuento de que en Colombia, como en muchos otros sitios, ahora que el precio del petróleo esta derrumbado (aunque se ha recuperado unos 10 dólares desde el último post), uno de los debates que surgen es el de la relajación de los controles ambientales. Las empresas tienen que obtener una licencia ambiental antes de poder empezar a explorar en una zona. Estas licencias toman tiempo para asegurarse de que el impacto ambiental en dicha zona no es tan alto como para hacer inviable la explotación. Y este tiempo para las empresas extractoras es un coste. Lo que va a ocurrir, si se modifican esos plazos en favor de las empresas, es que eso ya no será un coste para ellas. Ahora lo será, más aún, para las personas que vivan en aquellas zonas donde, debido a un control menor de los impactos ambientales, las condiciones de vida se deterioren todavía más. Esto permite a las empresas mantener o aumentar sus margenes de beneficio a costa de que otras personas paguen lo que ellas no quieren pagar. Las externalidades tienden a crecer cuando se deterioran los márgenes de beneficio de las empresas.

No es la primera vez que pasa, si así fuera el informe con el que empecé el post ni siquiera habría sido necesario. No será la última vez, las externalidades tenderán a aumentar si permitimos que todas esas empresas con sus complejas cadenas de extracción, producción y distribución, sigan existiendo.

Bienvenidxs a la nueva normalidad…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s