¿Para qué exportar?

A pesar de que en los últimos años la producción de petróleo ha crecido más rápidamente que la demanda, Colombia esta a pocos años de dejar de ser exportador neto de petróleo y empezar a importar, como señala aquí la propia Asociación Colombiana de Petróleo (ACP):

el sector está prendiendo las alarmas por la situación que está viviendo la industria, si se tiene en cuenta que las reservas probadas solo alcanzan para seis años, y de no resolverse los cuellos de botella, como la demora en las expedición de licencias ambientales, los bloqueos de las comunidades a los campos de producción y los atentados contra la infraestructura, el país se vería obligado a importar petróleo.

Algo que también señalan estudios privados como BP Statistical Review (pag. 8)reservas-producción

Según el presidente de la ACP, el señor Lloreda, haría falta perforar hasta 230 pozos de petróleo al año, algo que no se ha conseguido nunca, es más la mayor cantidad de pozos perforados en un año es 131 en 2012 (de los cuales solo el 34% resultó tener petróleo). En 2013 se perforaron “solo” 115 pero la tasa de éxito fue solo del 27%. En 2014, recoge portafolio, se perforaron entre 110 y 115 pozos según la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y con suerte se llegará a 30 avisos de descubrimiento, lo que reduce aún más la tasa de éxito.
Todos estos pozos añaden a las reservas nacionales unos 31 millones de barriles de petróleo, el equivalente a, ojo, 104 días de consumo…
Si no hay grandes cambios en el panorama de precios, algo que parece poco probable, los cambios legislativos en materia ambiental y los recortes en gastos laborales no le van a alcanzar a las compañías para aumentar el gasto en exploración y por tanto para abrir más pozos.
Este año, para muestra un botón, nos acabamos de enterar gracias a la infame cuenta de twitter de ecopetrol @ecopetrol_sa, que la inversión en exploración off-shore se reduce de más de 600 millones de dólares a poco más de 200 (que se reparten entre Colombia y otros países), en línea con otras desinversiones muy importantes realizadas por muchas otras compañías petroleras que simplemente no pueden mantener sus niveles de gasto en un entorno de precios deprimidos, como recoge La República.

Hago aquí un apunte aparte para denunciar el cinismo de Ecopetrol: cinco días después de las protestas por las condiciones laborales en la sede de la compañía en Tibú, Ecopetrol se vanagloria de donar 50 computadores para un colegio en la misma localidad.


A pesar del paisaje que estamos describiendo aquí, persiste una creencia bastante absurda que hace que haya gente que se preocupe por si Estados Unidos consigue la independencia energética (algo bastante poco probable, aunque La República diga que este año lo va a conseguir), porque no tendríamos a quien exportarle nuestro petróleo (petróleo que probablemente no tendremos en pocos años).

Una sociedad seria tal vez pensaría en que hacer con el poco (muy poco) petróleo que le queda para preparar una transición hacia un mundo en el que el petróleo (y los demás combustibles fósiles) va a escasear, o como decíamos hace poco, prepararse para un mundo post-extractivista, post-desarrollista y post-capitalista.
Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s