Peak Oil Colombia?

image

Esta es la producción de crudo de Colombia (azul) entre enero de 1997 y noviembre de 2014 y la evolución del precio en dolares del barril de Brent (rojo) en las mismas fechas.

Como se puede apreciar, a partir de 2007 la producción empieza a recuperarse despues de un primer peak en 1998, cuando el precio se derrumbó hasta por debajo de los 20 dolares el barril. En la segunda mitad de la década del 2000 en Colombia mandaba Uribe y la inversión despegaba gracias entre otras cosas al ignominioso proceso de desmovilización de las AUC. Entre principios de 2008 y finales de 2010 la producción simplemente se dispara pasando en esos dos años de unos 560 mil b/d a unos 800 mil. Las autoridades se emocionaron y cuando J. M. Santos llegó al poder en agosto de 2010 empezó a hablar de las 5 locomotoras que llevarían progreso al país. Obviamente la minería era una de ellas. El objetivo era llevar a Colombia a producir de media un millón de barriles diarios de petróleo.  Y lo consiguió. En enero de 2013 fue la primera vez que Colombia llegó a producir esa cifra, y desde entonces hasta noviembre de este año (2014) la media diaria de producción es practicamente un millón de barriles (con oscilaciones que van desde 930 mil hasta los 1,015 millones). El problema es que desde mediados de 2012 esa es la producción que hay. Ya no crece más.image

A partir de 2007 el crecimiento se acelera, pero al llegar a 2011 se hace errático, con grandes crecimientos y decrecimientos alternándose para llevar a una media de variación mensual cercana a cero. De esta forma la producción colombiana lleva casi exactamente dos años estancada en un millón de barriles, muy cerca de entrar en el grupo de países importantes a nivel global en la producción de petróleo. Muy cerca, pero no, porque las exportaciones son de unos 700.000 b/d, pero de eso ya hablaremos luego.

El contexto

Es posible que las condiciones de inversión y de seguridad con las presidencias de Uribe y Santos hayan mejorado, al menos eso es lo que se dice constantemente. Y eso parece reflejarse especialmente a partir de 2008-09, pero el factor que parece tener más influencia sobre la producción colombiana es el precio internacional. Para mediados de 2008 el precio internacional del petróleo (WTI o Brent, porque en Colombia se ha negociado y se negocia el petróleo con los dos) se disparó hasta los 147 dolares, para desplomarse en 2009 otra vez hasta los 40 y luego llevar una espiral alcista que lo mantuvo por encima de los 100 dolares por barril desde 2011 hasta junio-julio de 2014. La pregunta entonces es ¿porqué en un entorno interno de creciente seguridad que propiciaba la inversión nacional e internacional y en un entorno internacional de precios históricamente altos, la producción en Colombia se estanca?

Una posibilidad es que la demanda no siga el ritmo de la oferta, y eso podría explicar futuras caídas en la producción pues el precio se ha desplomado casi un 50% desde junio de este año hasta hoy. Pero hasta junio de 2014 la demanda y la oferta parecían estar en equilibrio, de ahí que los precios no empezaran a caer hasta la segunda mitad del año, por cierto sin un efecto todavía apreciable en la producción actual.

¿Hay alguna razón por la cual las empresas públicas como Ecopetrol y las privadas como Pacific Rubiales decidan deliberadamente mantener la producción estable durante ese periodo? ¿simplemente decidieron mantener la meta de un millón y no vender más petróleo a precios históricamente altos? ¿a lo mejor los problemas de seguridad o las limitaciones de la legislación medioambiental? Estas últimas dos pueden tener cierto impacto, pero para todas las demás todo parece indicar que Ecopetrol, Pacific y el estado en su conjunto están haciendo todo lo posible por mantener e incrementar la producción, pero no lo consiguen (Producción petrolera subiría 2% en 2014, Ecopetrol no cumplirá meta de producción este año, Para las petroleras, metas del gobierno no se cumplirán).

De hecho, la Asociación Colombiana del Petróleo tiene una visión muy particular del futuro del sector, que no tiene mucho que ver con la del gobierno y que asume la llegada del Peak Oil a Colombia para 2015 (el gobierno no la espera antes de 2018), con un declive más o menos atenuado por los nuevos descubrimientos, por el desarrollo del petróleo no convencional (léase fracking) y por la explotación Off shore. Incluso se prevé una recuperación de la producción a partir de 2022, pero nunca superando el pico actual, al menos no hasta 2025:Proyección de producción de petróleo

Según la ANC hay un par de problemas más graves que la guerrilla, los atentados o las limitaciones legislativas: el declive de los campos actualmente en producción, que pasará de un millón hasta 2015 a 500 mil en 2018 y cerca de 100 mil en 2025 y la ausencia de grandes descubrimientos.

Profundidad

Como hemos leído hasta la saciedad en todos los estudios sobre el pico del petróleo uno de los problemas más graves de la industria es que siempre se empiezan a explotar primero los mejores campos, los mejores pozos, los de más fácil extracción, de mayor calidad y mayor cantidad. En Colombia es muy fácil saber donde están esos pozos. La Asociación Nacional de Hidrocarburos elabora estadisticas detalladas por pozo, campo, departamento, empresa y además lo hace mensualmente y en excell desde 2013. Para datos anteriores hay que ir mes a mes copiando y pegando de un pdf desde la página del ministerio de minas y energía.

El resultado es que el Departamento del Meta es el responsable casi del 50% de la producción total de Colombia. Y dentro del Meta alrededor de 4/5 partes de la producción salen de solo 5 campos. Uno de ellos, Rubiales, ha llegado a ser el responsable de la producción del 20% del petroleo colombiano (unos 200.000 b/d). Digámoslo de otra manera: los primeros 200.000 b/d los produce un solo campo, Rubiales, los siguientes 200.000 b/d los producen 4 campos más (Castilla, Castilla Norte, Chichimene y Quifa), los aproximadamente 100.000 b/d que faltan para completar la producción del Meta los producen entre 65 pozos (ninguno de los cuales llega a producir siquiera 20.000 b/d).

El Meta y Rubiales

Y ¿cuál es el estado de el departamento y de este pozo en concreto en materia petrolífera? En este caso los datos solo llegan hasta julio de 2014 (no se muy bien porque), pero de todas formas son bastante malos. Entre enero de 2013 y julio de 2014 la producción del Meta pasó de 514.295 a 481.555, lo que representa una caída del 6,37% en año y medio y que se ha ido acelerando con la entrada de 2014. En el mismo periodo Rubiales ha caído un 14,5% y los 4 siguientes campos (Castilla, C. Norte, Quifa y Chichimene) un 5,73%. Los 65 campos restantes consiguen crecer un 10,66% pasando de 92 mil barriles a 102 mil.image(1)

Exceptuando a Quifa, todos los demás han tocado techo y ya decienden. Rubiales y Chichimene desde agosto de 2013. Castilla desde junio de 2011 y C. Norte desde febrero de 2013. Lo peor es que esto no es un caso aislado en el Meta:

Luego de hacer un análisis al reciente informe de reservas con corte al 2013, el gremio petrolero encontró que en el último año se acentuó la declinación anual de los campos existentes.

Con una historia petrolífera centenaria es en realidad bastante poco probable que aparezca otro campo como Rubiales, tal vez destrozando el amazonas y otras reservas naturales, tal vez con aguas profundas o fracking algo se podría hacer.

Así mismo, frente a pronósticos anteriores, el gremio ajustó algunas de sus proyecciones sobre los tamaños de los nuevos descubrimientos que se logren con la exploración de los próximos años, toda vez que en los últimos trece años más del 80 por ciento de los hallazgos han sido de campos pequeños.

Y, a partir de ahora ¿qué?

Desde julio de 2014 las cosas han cambiado mucho en el mundo del petróleo. Los precios han caído un 50% más o menos y eso afecta a las cuentas del estado y de las empresas. En colombia esto afecta a la balanza comercial. El petróleo es el principal producto de exportación. Y ya se ve como afecta a la cotización en bolsa de empresas como Ecopetrol y Pacific Rubiales. Para la industria la solución es una huida hacia adelante sin miramientos. Esto es lo que decía en una entrevista el Presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo:

Este año vamos a perforar 110 pozos, cifra interesante, pero aún baja. Necesitamos 200 o 230 al año.

Eso es multiplicar por 10 la cantidad de pozos que se perforaban en años como el 2003 o 2004, de hecho no se llegó a los 100 pozos al año hasta 2010 y ya se quiere duplicar ese número, en un entorno de precios bajos eso suena difícil, ¿quién va a invertir cantidades crecientes si los retornos son decrecientes?. En general la entrevista no tiene desperdicio…

Pues a partir de ahora lo que viene es una carrera despiadada por extraer las últimas gotas de petróleo reduciendo los costes a cualquier precio (bajando impuestos, salarios, desregulando ambientalmente) y tratando de conseguir inversión para exploración más costosa, más contaminante y con menos retorno energético.

Bienvenidas al Peak Oil.

Advertisements

4 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s